>
top of page

LISBOA

     

     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                    

       

 

       

       

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      

 

 

 

 

 

 

 

        

 

      

 

 

 

 

 

 

       

              

      

 

 

 

      

 

 

 

 

 

 

 

             

        

      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

          

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

       

LISBOA.jpg
LISBOA TRANVIA 2.jpg
castilo-de-san-jorge._001.jpg
monasterio.jpg
230px-Torre_Belém_April_2009-4a.jpg
elevador-santa-justa-lisboa-lisbon_edite
praca-do-comercio-lisboa-lisbon-lisbonne
praca-do-comercio-lisbon-lisboa-lisbonne
catedral-de-lisboa_001-500x335.jpg
Panteón-Nacional-1024x683.jpeg
igreja-de-santo-antonio.jpg
IMG_20181020_101150.jpg
convento-do-carmo-lisboa-005-500x375.jpg
museo-del-chiado-lisboa-002-500x375.jpg

Tranvía antiguo: mantiene también 5 líneas de tranvía, testimonio de una red que fue mucho más amplia. Cuatro de estas se explotan con vehículos con aspecto antiguo, pero nuevos, lo que constituye un atractivo turístico. La línea 15 (que une La Plaza de Figueira con Algés) utiliza modernos trenes de varios coches con suelos bajos. 

Monasterio de los Jerónimos

Es un antiguo monasterio de la Orden de San Jerónimo y que se ubica en el barrio de Belén.

Diseñado en estilo manuelino por el arquitecto Juan de Castillo, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal para conmemorar el afortunado regreso de la India de Vasco de Gama

La Torre de Belém

Construcción militar que vigilaba la entrada del Tajo. Antes se encontraba en el centro del río pero ahora está a un lado. Cuando dejó de servir como defensa de invasores en el estuario del río Tajo se utilizó como prisión, como faro y también como centro de recaudación de impuestos para ingresar en la ciudad.

Castillo de San Jorge

Elemento destacado de  la arquitectura medieval está situado en la colina más alta del  Barrio de la Alfama que sobrevivió al terremoto de Lisboa. La ocupación humana de la colina del castillo data de al menos el siglo VIII AC, mientras que las primeras fortificaciones construidas datan del siglo I.

Panteão Nacional 

Es un monumento emblemático que acoge y homenajea los grandes hombres y las grandes mujeres a quienes el país debe su reconocimiento. Una memoria que perpetúa y simboliza la más elevada honra póstuma concedida en Portugal. 

Catedral de Lisboa

Comúnmente llamada Sé de Lisboa, es la iglesia más antigua e importante de la ciudad. La construcción de la Catedral de Lisboa data del siglo XII y su estilo predominante es el románico. Su nombre completo es Santa María Maior.

Iglesia de Santo António

Es una iglesia católica romana dedicada a San Antonio de Lisboa. Según la tradición, la iglesia fue construida en el sitio donde nació el santo, en 1195.

La iglesia está clasificada como Monumento Nacional.

Museo del Chiado

El Museo Nacional de Arte Contemporáneo - Museo de Chiado (en portugués, Museu Nacional de Arte Contemporânea - Museu do Chiado)  es un museo de arte inaugurado en 1911. La principal colección del museo es de pinturas de 1850-1950.

Convento do Carmo

Sus ruinas abiertas al cielo son uno de los mejores ejemplos del carácter renovador de Lisboa, alberga en la actualidad un Museo Arqueológico pequeño pero imprescindible.

Cafe a la brasileira

Este café inaugurado en 1.905 es uno de los más antiguos y famosos de Lisboa. Se encuentra en la calle Garrett.

Allí se venden los famosos pastéis de nata  portugueses y algunas tapas.

 

Qué ver en Lisboa

Barrio de Belén

Junto al centro histórico de Lisboa, la otra gran zona monumental de la ciudad es el barrio de Belém- situado frente al río Tajo, al oeste de la ciudad- con edificios emblemáticos de la arquitectura manuelina.

El interés turístico de Belém está centrado en cuatro lugares que son visita obligada en cualquier ruta de turismo en Lisboa: el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belém, el Monumento a los Descubridores y la fábrica de Pasteles de Belém. Los dos más alejados -la fábrica de los Pasteles y la Torre de Belém- están separados por aproximadamente un kilómetro de jardines y paseo agradable frente al Tajo.

Situada   en la desembocadura   del  río Tajo, Lisboa es la   capital​ de Portugal. Está conectada a la otra margen del Tajo por dos puentes: el  25 de Abril, en la parte sur, inaugurado el 6 de agosto de 1966 y Vasco da Gama inaugurado en mayo de 1998, que conecta el nordeste de la capital  a la ciudad de Montijo. Se comunica con el exterior a través del aeropuerto de Portela, el mayor de Portugal situado a 7 kilómetros del centro en la zona nordeste de la ciudad.​

     Cómo moverse por la ciudad

La ciudad dispone de una red ferroviaria urbana y suburbana con 8 líneas (siendo 4 de metro y 4 de tren suburbano ) y 118 estaciones (48 de metropolitano y 70 de tren  suburbano). Las principales estaciones de tren son la Estación de Oriente, Cais do Sodré  y Santa Apolónia. La explotación de los autobuses está a cargo de la empresa Carris.     

Pasteles de Belén

Es 0tro de los lugares que no podemos dejar de conocer para   saborear  los famosos pasteles que  se consumen en una amplia cafetería-pastelería con dulces portugueses, como tartaletas y panes  situada en R. de Belém 8.  

Barrio de Alfama

Es un delicioso laberinto de estrechas callejuelas adoquinadas y casas antiguas que van ascendiendo la pronunciada cuesta que separa el Estuario del Tajo del Castelo de São Jorge.  Estaba situada fuera de las murallas de la ciudad y era un distrito asociado a la pobreza y la escasez, donde sólo vivían los más pobres y desprotegidos.  Hoy se ha  transformado en un distrito artesano y de la moda, aunque sin perder su encanto único rica tradición. Sus lugares emblemáticos son el Castillo de San Jorge, la Catedral de Lisboa, el Panteón Nacional y la Iglesia de Santo  Antonio.

Distrito de Baixa

Es el corazón de Lisboa y está formado por plazas magníficas, amplias avenidas y  muchas de las principales atracciones turísticas de Lisboa, además de una inmensa variedad de restaurantes, excelentes hoteles y la ribera del río Tajo.  En ella se encuentran la mayoría de monumentos,  la Praça do Comércio, el Rossio, el Elevador de Santa Justa, la Rua Augusta, el Arco do Rua Augusta y  la Praça do Comércio, el centro tradicional de comercio de Lisboa.

         Barrio del Chiado

Entre la Baixa y el Barrio Alto se ubica el barrio más bohemio de Lisboa, el Chiado.

Se trata de una zona llena de cafés y tiendas, pero  además ligado a la vida intelectual de Lisboa, pues cuenta con varios museos y  lugares de interés cultural como el Convento do Carmo, el Museo del Chiado y el Café a la Brasileira.

Actualmente, el Chiado es una de las zonas comerciales más importantes de Lisboa.

Barrio Alto

El Barrio Alto representa la Lisboa alternativa y es probablemente el mejor lugar de la ciudad para escuchar fados. Hay muchos restaurantes que varían de las tradicionales tascas a lugares más sofisticados con cocina más elaborada.

Escuchar Fado

Es la expresión musical portuguesa más internacional. Se desconoce el momento exacto del nacimiento del fado en Lisboa, aunque se tiene constancia de que surgió en los barrios humildes hacia mediados del siglo XIX, concretamente en el castizo barrio de Mouraria.

Plaza Luis de Camões 

Conocida como "Largo do Camões",En el centro se encuentra una estatua de bronce del poeta Luís de Camões, inaugurado en 1867, rodeado de ocho estatuas más pequeñas que representan a otras personalidades de la literatura portuguesa.

fado-en-lisboa-002.jpg
plaza decamoes.jpg

Cais Do Sodré

El lugar donde se complementa la la noche después de algunas cañas y tapas en Barrio Alto. Se ha convertido en la última década en un lugar de paso obligado  y, en los últimos años, en el sitio clave donde ubicar tu base de operaciones en la ciudad.

cais_do_sodre_.jpg
CIVITATIS lisboa.png

         Gastronomía 

Entre las especialidades más solicitadas están: el cochinillo asado,, los pescados y mariscos del litoral atlántico, los deliciosos quesos y los potentes estofados de las zonas de sierra, junto a la repostería y confitería, que merecen un apartado especial. Entre los más importantes:

El bacalao "bacalhau" es el ingrediente estrella en Portugal, se cocina en una inmensa variedad de platos: a la plancha, en salsa, en croquetas, cremas. Los "pastéis de bacalhau" son croquetas de bacalao salado que se pueden tomar frías o calientes. El "bacalhau à gomes de sá" es un bacalao salado con una capa de patata y cebolla que normalmente se acompaña de una guarnición de huevo y aceitunas.

Porco à alentejana que combina cerdo y almejas con pimentón, patata y cilantro. Se trata de uno de los más tradicionales platos de cerdo de la cocina portuguesa. Como indica su nombre, es una receta típica del Alentejo.

La carne de cerdo es la que más se consume en Portugal, así que también podemos hablar del cochinillo asado en espetón (leitao), la carne de cerdo de pata negra (porco preto), las manitas de cerdo con pilantros (pezinhos de coentrada), y también de los embutidos de cerdo como el chouriço o la mourcela (especiados, salados o ahumados), la alheira (más propia de la región norte de Portugal)...

Las "favas à portuguesa" es un plato típico que encontramos en Lisboa y  que combina las habas tiernas con morcilla y costillas de cerdo troceadas.

"Frango à piri-piri" es el pollo a la barbacoa con chile que procede de las antiguas colonias portuguesas en África-Feijoada.

Los quesos portugueses de leche de cabra y de oveja son excepcionales, y hay muchas variedades, desde los más suaves (quesos frescos) hasta los curados con toques picantes. El más famoso es el mantecoso "serra", "Queijo da Serra", elaborado con leche de oveja. Otras variedades son el Saloio, Palhais, Alavao o el quejo fresco. 

El arroz con pulpo un arroz  acompañado del tradicional vino verde.

La "cataplana de peixe e mariscos" es un estofado al vapor de crustáceos variados.

Las "sardinhas asadas" frescas  en carbón, un plato sencillo y de tradición también en las costas españolas. 

   

En cuanto a los dulces:

Los famosos pastéis de Belém, elaborados desde 1837 en Belém, visita obligada si viajamos a Lisboa, tal como  mencioné más arriba; las Quejadas de Sintra tartaletas de queso con canela cuyo origen está en la vecina Sintra y  los pasteles de miel de Alentejo.

 

Algunas playas 

Lisboa es una ciudad sin mar, aunque gracias al Tajo está rodeada de agua por todas partes. Pero podemos darnos un baño frío en el Atlántico sin alejarnos demasiados kilómetros. 

Hacia el norte del Tajo tomando  el servicio regular de tren en Cais do Sodré en dirección a Cascais, podemos bajarnos en la parada de cada una de las  playas, siendo que el recorrido total hasta Cascais es de menos de 1 hora o siguiendo la línea de la Marginal -carretera que bordea la costa- hasta llegar a Cascais y Estoril. Aunque esta vía sufre unos atascos considerables en hora punta y sobre todo en verano, las vistas de las que disfrutamos durante el viaje merecen tener un poco de paciencia.

 

        

 

 

 

 

 

 

 

    

 

 

 

     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     

     

 

 

 

 

 

 Cascais y Estoril

Están conectadas por un paseo  marítimo por  el  que da gusto caminar en verano, trasladándonos en apenas media hora de una localidad a otra. En este recorrido veremos las playas más famosas de Cascais, como la Praia da Rainha, la Praia da Conceição y la Praia da Duquesa, que están seguidas.

playa%20da%20rainha_edited.jpg
cascais.jpg

Playa de Carcavelos

La más grande y la más llena de gente durante el verano.

Cuenta con numerosos servicios: alquiler de reposeras, socorristas, baños, varios restaurantes y alquiler de tablas y equipos de surf y windsurf. En uno de sus extremos se encuentra el Forte São Julião da Barra, junto a la desembocadura del Tajo en el Atlántico.

carcavelos_edited.jpg

Playa de Guincho

Está situada a 5 kilómetros de Cascais. Posee un fuerte oleaje y grandes ráfagas de viento que la hacen perfecta para los amantes del surf y del windsurf, y aunque no es muy recomendable para el baño, su belleza salvaje merece un paseo en el que disfrutar de sus vistas (eso sí, bien resguardados del viento).

playa do guincho.jpg

Costa da Caparica 

Playa más frecuentada por los propios portugueses que por turistas extranjeros. Se trata de cerca de 30 kilómetros de largas playas de arena fina, que comienzan en la localidad de Caparica y en las que encontramos  bares repartidos cada cierta distancia.

caparica.jpg
bottom of page